Posted on 2018-02-18 00:00
'Cabeza de turco' de Jose Arpa

¿Te suena la historia de que los partidos mayoritarios copan el poder por culpa de una ley llamada D'Hondt? Entonces es posible que hayas estado expuesto a varios bulos. Como todos los bulos tienen algo de cierto que los hace verosímiles. Como todos los bulos, si nos dejamos llevar por ellos, cometeremos errores en nuestras decisiones.

Es una ley... matemática

D'Hondt no es una ley jurídica. Es una ley matemática, como la regla de tres que usábamos en el cole para encontrar proporciones. D'Hondt sirve para algo parecido, para encontrar un reparto de escaños que sea más o menos proporcional a los votos recibidos. Para no ahondar en la confusión, mejor si en vez de llamarla ley, la llamamos regla (o método, o sistema).

De hecho, sí hay una ley jurídica, la ley electoral, que se llama LOREG. La LOREG establece, entre muchas otras cosas, la regla de D'Hondt como método de reparto de escaños dentro de una circunscripción electoral.

Que D'Hondt se use en la ley electoral y que se le llame Ley porque es una ley matemática, hizo que Johny se pensara que la ley electoral se llama Ley D'Hondt. No seas como Johny.

Sí, beneficia a los mayoritarios pero...

D'Hondt tiene la fama de ser responsable de que los minoritarios no estén bien representados.

Y sí, realmente la Regla de D'Hondt beneficia a los mayoritarios. Pero es que la LOREG en general, con el pretexto de la gobernabilidad, contiene muchos otros elementos que también benefician a los mayoritarios. Y comparado con esos otros elementos, el impacto de D'Hondt es muy modesto.

Bloody chainsaw ¿Cómo distorsiona D'Hondt? Si quisieramos conseguir los mismos porcentajes de escaños que porcentajes de votos que se han conseguido, es decir, si quisieramos hacer un reparto puramente proporcional, nos saldrían escaños no enteros, con decimales. Por divertido que parezca, resulta que no podemos partir a los candidatos con motosierra, suele ser ilegal y ensucia mucho. Así que todos los métodos de reparto introducen algun tipo de distorsión cuando reparten de una forma o otra esos escaños que no se han podido repartir enteros. D'Hondt opta por repartir los escaños sobrantes más o menos proporcionalmente a los escaños enteros ya obtenidos. Eso hace que los más grandes se lleven más escaños extras que los pequeños. Es una ventaja, pero está limitada.

Por un lado, los escaños sobrantes suelen ser poquitos. Suelen ser más o menos la mitad del número de candidaturas con escaño y nunca pueden ser más que el número total de candidaturas.

Por otro, para que a una candidatura le toquen 3 escaños extra, ha de tener tres veces los escaños enteros de a quien le toca 1 escaño extra. Así que la cosa suele ir de uno o dos escaños extras y solo distorsiona mucho cuando ya hay, de entrada, grandes diferencias entre candidaturas.

Entonces, si D'Hondt no es tan malo, ¿de dónde sale tanta desproporción en la ley electoral?

Son las circunscripciones, idiota

Pues sí, las circunscripciones. El reparto de escaños se hace separadamente para cada circunscripción. En las generales, cada provincia. Eso distorsiona la proporcionalidad en varios aspectos:

  • Por un lado, genera un efecto umbral muy acusado. ¿Te parecía injusto el umbral del 3%? Pues en las numerosas circunscripciones pequeñas con 3 o 4 diputados, el umbral para entrar en el reparto podría llegar al 25% de los votos.

  • Por otro, multiplica cualquier distorsión en el sistema de reparto, sea D'Hondt o cualquier otro. Hemos dicho que siempre habrá distorsión. Tiene menos impacto tener 10 escaños mal repartidos en una circunscripción única, que tener un solo escaño mal repartido en cada una de las 52 circunscripciones actuales.

En resumen

En lo de beneficiar a los mayoritarios, D'Hondt no es ningún santo, porque contribuye, pero en comparación con las circunscripciones es un pelele.

Por eso, actuales y futuros renovadores de la ley electoral: Sí. D'Hondt es mala y molaría substituirla. Pero invertid los esfuerzos en reformar primero las circunscripciones.

Podemos propone cambiar D'Hondt por otro sistema más proporcional

No seas como Pablito, focaliza en las circunscripciones

Eso sí, si reformas las circunscripciones ¡que no sea para hacerlas aún más pequeñas, por favor!

Y ahora, te puedes creer lo que digo porque lo dice internet, como con los bulos. Pero, si te interesa saber como hemos llegado a la conclusión del efecto real de D'Hondt, te aconsejo que leas los próximos artículos sobre:

  • D'Hondt (II), una forma muy visual de entenderlo
  • D'Hondt (IV), el alcance de la desproporción

Tags

Categories